Home

olguin

Hace un tiempo decidí que vería todas las pelis chilenas disponibles en la sección on demand de mi operador de cable, todas. Las de buena crítica y mala crítica, las con actores que me gustan y las con actores que ya me producen náuseas, las que sé que existen y las que me sorprenden en el listado. Todas. Porque de cine chileno se habla mucho y se conoce poco. Ya lo sabe René Naranjo que no soy crítica de cine, y mucho menos sé de técnica cinematográfica, lo hemos conversado largo y tendido en mi balcón, bien sabe que para mí el cine se divide en 2: me gusta la weá, o no me gusta. Y creo que para el espectador en general, esa categorización funciona.

Lo que no me funciona, es el chaqueteo al director desde la vereda de la estupidez masiva, una cosa es que no te guste su obra, y otra muy distinta que no seas capaz de reconocer su valor dentro de la industria. Bueno, de la que queremos llamar industria del cine en Chile.

Hoy, mientras le daba play a Caleuche, de Jorge Olguín, recordé que hace una semana, mientras esperaba pagar en un OK Market cerca de mi casa, él entró, y al parecer nadie lo reconoció. No esperaba que la gente fuera a pedirle autógrafos, pero cuando alguien conocido entra a un lugar público, se nota. Algo pasa en el aire, se siente, que aunque nadie lo aborde, sabemos que está y que todos saben que está. Pero eso no pasó. Sentí que era la única que sabía quien era el excéntrico de pelos en el ojo y cadenas. Y la verdad, me dio lata. Más allá de si nos gustan o no sus pelis, es uno de los cineastas más prolíferos del país, deberíamos saber quién es.

Lo encontré tan penoso, que lo tuitié, y recibí respuestas tan imbéciles como estas:

olguin2 olguin1

olguin3

Entonces me pregunté, ¿qué habría pasado si entraba la Dra. Cordero al minimarket? No quiero pensar en las respuestas.

Yo creo en el reconocimiento a aquellos que empujan una industria, que se tiran a la piscina, más allá de que nos gusten ellos o sus pelis. Por ejemplo, Nicolás López, es sabido que me cae como el hoyo por pedante y que sus pelis no son joyas de la cinematografía moderna, pero hay que reconocerle que ha sido uno de los más fructíferos desarrolladores de cine teenager en Chile, uno de los primeros en lograr que las marcas quisieran poner publicidad en sus pelis, uno de los pocos que ha logrado hacer una saga y no morir en el intento o meter actores mainstream de Hollywood en sus productos. Y le achacan quién es su padre, de dónde vienen las lucas, que hace puras huevadas; yo le celebro que haga las huevadas que quiere hacer. Esa weá, la logran pocos.

Y Olguín, que hace pelis de terror como el culo, pero es el único que se lanzó a hacer terror y dejar el cine de denuncia política como la única razón de ser del cine chileno. Y el Rumpy o Quercia, otros grandes valores, que se aventuraron en hacernos reír, y con lo malos que somos pa reírnos en Chile.

Supongo que no todo el cine chileno puede estar en manos de próceres galardonados en el extranjero como Wood, Lelio, Littín o Caiozzi, supongo que es de pueblos educados dejar que más miradas hablen de nuestras historias, o nos inventen historias poco trascendentes para pasar el rato. Claro, es de pueblos educados saber quiénes son los que hacen que las cosas pasen en su país, y claro, el nuestro está lejos de ser un pueblo educado, y el chaqueteo chilensis está a la orden del día. Nos gusten o no, deberíamos saber quiénes son.

Anuncios

12 pensamientos en “Chaqueteo chilensis en 35 mm.

  1. Me gustan las películas chilensis a pesar que a la mayoría le desagrada. Demasiado chaqueteros!!! Que mejor que ver una película chilena en donde puedas entender el humor de ellas y te cagues de la risa. Saludos Ruffi!

  2. Comparto completamente el fondo del tema que planteas en el sentido de que, a pesar que sus obras puedan ser “objetivamente” malas (eso es tema de largo debate al igual que en cualquier arte), está completamente de más el ningunearlos y chaquetearlos, porque al final igual se destacan arriesgándose a producir, masificar contenido y sobresaliendo en este rubro (sino no hablaríamos de ellos). Todos ellos tienen un gran trabajo por detrás que debería ser valorado y reconocido, independiente si personalmente no nos gusten sus obras. De Nicolás López no me gusta nada de sus obras, pero encuentro muy importante y plausible la internacionalización que está logrando asociándose con Eli Roth.

    Dicho eso, no estoy tan de acuerdo con el inicio de tu molestia de que no reconocieron físicamente a Olguín. Si bien como dije, su impacto a nivel nacional debiera ser reconocido, hay que ser realistas con que no tiene ese nivel de difusión masivo en los medios que podría tener otro artista. Y también hay que considerar un factor clave que es que el director no es el rostro visible de las películas, yo por mi parte no tengo idea cómo son físicamente Orson Welles ni Stanley Kubrick. O traspasado al ámbito local con destacados artistas de otras áreas, no tengo idea cómo son físicamente Roberto Matta o Claudio Arrau.

    A lo que quiero llegar es que para el chileno común y corriente a lo más se le podría “exigir” conocer quiénes son nuestros exponentes por lo menos por su nombre y sus obras. Ya el conocerlos más a fondo y directamente físicamente, es un trabajo de los medios de comunicación, porque al rostro detrás de la obra normalmente solo se lo conoce a través de ver entrevistas, reportajes y cosas así.

    Y el otro tema de fondo en toda esta cuestión es el bajo aporte estatal y mediático con los artistas del país. Este chaqueteo a Olguín o López por ejemplo se realiza porque dentro de todo por lo menos son conocidos por varios, pero hay miles de artistas que quizás se arriesgan igual y podrían ser aún mejor aporte, pero no existen los medios para ello. Quizás estarían felices de que los chaqueteen, porque por lo menos significaría que su obra llegó de alguna manera a las masas.

    El tema en general tiene demasiadas aristas para discutir: si hay objetividad en la calidad, si se puede separar el criticar el trabajo y aporte del artista o directamente a su obra, quiénes deberían realmente tener exposición mediática, hasta qué punto se es chaquetero o si realmente se considera que ese artista no es un real aporte, etc.
    Como la mayoría de tus temas, da como para conversarlo tranquila y personalmente teniendo la opción de contra-preguntar y argumentar fluidamente. Como siempre un gusto leerte 🙂

  3. tengo la misma sensación cuando veo a alguno de mis profesores de la universidad en el metro y se que a nadie le interesa saber que son los más grandes científicos y prepulsores de la investigación en ciencias básicas del país, gente que hoy está logrando grandes avances en la ciencia y con influencia internacional y cuyo trabajo nos beneficia como individuos y como sociedad. pero bueno, la ciencia no está ni en los programas presidenciales y va a estar en el conocimiento general de los chilenos? NOT
    pasa en todos lo ámbitos, una pena

  4. Hola.

    El reconocer el trabajo del otro, más aún cuando ese otro se sabe lo hace con pasión y dedicación y entregado al sueño de lograr algo que nadie ha hecho aún, independiente que me guste o no: creo que es básico en cualquier cultura.

    No al chaqueteo, que por cierto es lo más fácil para sentirse “in” entre los muchos que sin pensar hablan sin saber.

    Nos falta aún para crecer en este país, pero creo que reflexiones como estas que mencionas, son un aporte y nos ayuda a avanzar.

    Saludos.

  5. Yo simplemente no veo las peliculas chilenas, y las veces que las he visto, no salen de los mil garabatos por minuto, tender siempre a mostrar sexo, y a dejar nuestro pais como el forro, cuando Chile es mucho mas que eso.
    Y para que vamos a hablar del tema politico, dandole mas vueltas al tema del 73… Demos vuelta la pag de una vez por todas!
    La mejor pelicula a mi gusto es ” mi mejor enemigo” la que habla de la crisis del 78.

  6. “Penca tu comentario, charcha tu blog…” 😉

    Así opinan del cine chileno en casa, somos TAN pencas? …puta sí… haters y chaqueteros, lo ves todos los días en twitter o no? triste, ojalá cambiemos, porque hay que darle la oportunidad al cine made in chilito.

    cierto es también que el cine chileno algo se ganó de su mala fama por la enorme cantidad de películas malas con los mismos actores de la teleserie y cero aporte… eso también está cambiando creo.

  7. Yo creo que no se trata de chaquetear al menos en mi caso, yo pienso en que no se tiene que celebrar por que es “chileno” si no que por que “es bueno”. Por culpa de los Lopez y los Olguines, de repente dejamos de ver a otros artistas que no tienen tanta pantalla y son mas secos. Mi humilde opinión claro está.

    • nunca dije que fueran buenos por ser chilenos, ni que debían gustarnos sus pelis, digo que se les debe reconocer que han abierto espacios que antes no existían y hacer una industria donde no había. Comprensión de lectura.

  8. yo quiero hacer esa weá de ver pelis chilenas una vez la hice, pero vi como dos y me dio paja después… cual recomiendas pa empezar y no quedar en el intento.. onda motivarse xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s