Home

Hace algunos días me preguntaban por mi primero pololo formal, y la verdad es que lo recuerdo con absoluto cariño. Yo tenía 14 años, y estaba en uno de los colegios más cuicos de Temuco; el chiquillo era lo que toda suegra consideraría ideal: excelente alumno, gran deportista, capitán del equipo de rugby, de familia conocida y muy guapo. Además un poco pavo, lo que lo hacía aún más perfecto a ojos de las suegras.

El era algo así como el mariscal de campo de las pelis gringas y yo la capitana del equipo de hockey -algo como la capitana de las porristas en colegios donde esa weá no existe-, pero sin el componente sexualizado; este era un cabro respetuoso, que jamás me agarraría una teta sin permiso, que jamás me metería la mano por el jumper.  Puede ser que por eso no hayamos durado mucho. Pero me sorprendió, sin duda me dio una de las grandes sorpresas de la vida.

Nevaba.

Ya se cumplía un año desde que el noviecito me pidiera pololeo en ese mismo refugio en el volcán Llaima un año antes, volvíamos como todos los años con nuestros cursos del colegio, hacíamos la misma fiesta de todos los días, se miraban con los mismos ojos de calientes los mismos pendejos calientes de siempre y si estábamos de suerte, uno que otro le robaba un beso a alguna pelolais distraída. Y entonces fue hora de irse a acostar, mi galante pololo virginal me dejaba en la escalera antes de subir a mi habitación, y como todos los días un dulce besos en los labios. Pero hoy no. Hoy el rubio con cara de mormón, sacaba el ímpetu que guardaba hace un año en sus labios pequeños; el noviecito perfecto para la suegra, se dejaba llevar por el instinto adolescente y ¡por fin metía la lengua!

Pero claro, yo también era joven, por esa época no muy alocada, y no hice más que quedarme tiesa, espantada, ¿qué xuxa era eso? ¿Por qué me metía su lengua? Yo creo que habría preferido me agarra una pechuga. Lo de la lengua me pareció raro, no supe qué hacer. Lo miré a los ojos, dije buenas noches y salí corriendo. Si weona. Corriendo. Como en las teleseries venezolanas cuando las minas se enteraban de algo horrible y corrían con sus vestidos y collares al viento. Yo corrí por la escalera y cerré la puerta de mi pieza. Me apoyé en la puerta de espaldas, como en los videos clips noventeros de canciones románticas, sin saber qué hacer. ¿Cómo lo miraría a la cara al día siguiente? Era un tema del que tendríamos que hablar? Aparte, mi beso de respuesta fue un fiasco, yo no sabía besar con lengua. Era una vergüenza que no estaba dispuesta a enfrentar esa noche.

Mis compañeras de habitación preguntaron qué ocurría. No fui capaz de contarles. Supongo ellas pensaron me habían corrido mano. Ajajajaja hoy se enterarán que solo me habían dado mi primer beso con lengua.

Después de todo, el mariscal de campo no era tan pavo. Y después de todo, hoy soy una entusiasta de los besos con lengua. Gracias mariscal de campo.

Un par de años después, pololié con su primo. De esos que son mega ultra super minos. Le iba como el hoyo en los estudios. Finalmente él prefirió a una mayor y más aventurera. Finalmente, yo preferí, a los que tenían mejores notas. Hoy somos amigos y nos reímos. Claro que ahora, sin besos con lengua.

Anuncios

7 pensamientos en “Mi primer beso con lengua: El mariscal de campo no era tan pavo

  1. Mi primer beso con lengua: El mariscal de campo no era tan pavo: Me pareció excelente, ahora bien un poco de historia: El Quarterback (QB) toca el balón en cada jugada ofensiva, su trabajo es el de guiar la ofensiva eficientemente, lo cual, quedo bien plasmado en los catetos e hipotenusas que dibujaste en las fotos, finalmente el meter la lengua seria un TouchDown de 15 yardas. Cordial saludo, atte @nomefaltarock

  2. El primero nunca se olvida !! Sería bueno saber que paso con el esa noche ! Pobre cabro debe haber quedado on fire o pensando “la cague” ! Sea como sea creo que ambos lo recuerdan de forma especial ! Ahora me entra la duda si el piensa lo mismo después del primo !

  3. yo me acuerdo de ese primer beso.. yo tenia 13 y el 16.. así que le me dio mi primer beso y con lengua altiro.. y mientras me besaba yo pensaba: ” Que mierd.. es esto??” sera así?? o lo estará haciendo mal o lo estoy haciendo mal yo??”… Bueno después con el tiempo comprendí que seguramente también era uno de sus primeros besos con lengua.. ya que su lengua se movía dentro de mi boca como pescado fuera del agua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s