Home

El mercado masculino, como cualquier mercado, varía según el target, el nicho, tu público objetivo. Y eso va cambiando a medida que van pasando los años, y la verdad es que pocas veces lo racionalizamos.

El mercado parte siendo un gran mall; un océano de posibilidades, con peces de todos colores y formas. Cuando estás en tus veintes, el abanico es amplio y variado, tu vida social es prolífera y tus hormonas están en la flor de la vida. Pululas divertida en este mar de opciones y picoteas cuanto puedes, solo porque puedes.

Unos años después, cercana a los 30, se transforma en una galería comercial de poca monta; ese océano inmenso se reduce a un lago complejo, con pocos peces y de colores cada vez menos brillantes. Ves como los hombres disponibles para la pesca milagrosa se han acotado mucho, porque ya la mayoría tiene pareja, y los que quedan están rotos. Y digo rotos, porque ellos, al igual que nosotras, si están absolutamente disponibles a los 30, es porque tienen sus trancas bien marcadas. Y con trancas no me refiero a defectos, si a obstáculos que nos dificultan el solo pensar en estar de a dos.

A los treinta ya te acostumbraste a vivir sola (y ojo, si ellos viven pasados los 30 con sus padres, huyan mujeres, huyan), a controlar tu espacio, además que nos creemos la muerte porque somos independientes económicamente, resolvemos nuestro tiempo libre sin preguntarle a nadie y bueno, ellos también. A los 30 nos hemos convertido en seres humanos mañosos y poco tolerantes. Y lo peor, es que nos encanta.

La estantería a los 40 se pone aún peor, pero mucho más clara, pasó de la galería al kiosco de barrio; porque no solo el mercado es ultra pequeño y ya se transformó en charco; si no que dentro de los disponibles ya no solo encontramos a los quebrados y mañosos, si no que se suman los anulados, separados y divorciados, que además de todas las anteriores, acarrean mochilas con cara de ex mujer hincha pelotas, y es posible que también varias demandas por pensión alimenticia.

Y lo peor de esta etapa es el dónde. ¿Dónde los encuentro? ¿Dónde están? ¿Dónde hacemos que las cosas pasen? Y es que no hay lugares que nos faciliten el proceso. El que decida centrar su negocio en bares para el cuarentón ganoso, sin que se le transforme en casa de lenocinio, se hace rico.

Y si les decía que se nos pone la vida más clara, es porque por fin sabemos que ya no hay tiempo que perder, que las decisiones hay que tomarlas como una depilada con cera: un solo tirón fuerte y rápido. Nada de eternizar las decisiones ni hacer de las relaciones un apostolado. Y que pase el siguiente.

++Columna publicada en www.somosdistintas.com el 7 de agosto de 2012. Esta es la versión sin editar.

Anuncios

7 pensamientos en “El mercadito masculino

  1. Es cierto. Los hombres siempre tendremos mejores opciones que las muejeres cuando se nos pase el tren. Pasteles y más encima con suerte. Ellas, con lo que queda no más. Injusto por decir lo menos.

    Donde duele como siempre la Ruffinneli

  2. Vush….no llego a los 30 y ya siento que estoy en el lago, jauajauajauajau! Toy mal!!! Por lo mismo creo que me servirá de algo irme a vivir a Stgo en algunos meses…a ver si por lo menos el laguito de posibilidades se convierte en un río un poco más ancho. Una metáfora muy acertada en tu columna Chica!

  3. El mercado se reduce…?

    La oferta es la misma…..lo que se reduce es nuestra ” vision de campo ” producto de la discriminacion natural que se produce por la edad y las trancas …..La ansiedalitis es mala consejera …conduce irremediablemente al error………las cosas ocurren cuando menos lo esperamos …el precipitar los echos….solo aumentara las trancas y automaticamente se reducen ” la vision de campo ” hasta terminar …con solo un metro cuadrado….donde claramente las posibilidades son inexistentes…..porque concluiremos….” que todos son una mierda “……Cuestion que no esta lejos de ser verdad….

  4. Pucha Brufinelli, me cagaste. Es devastador que a una le digan las cosas así tan frontalmente, aunque ya las sepa o vislumbre.
    Yo tengo 40, vivo en una ciudad sureña pequeña y con mi grupito de solteras pero para nada fanáticas nOs preguntamos todos lis días: donde están??? Por que tienes toda la razón, a esta edad deprime mirar alrededor y no ver nada potable, o 1 o 2 mas o menos por ahí.
    Así es que porfavor destina tu lucidez para aconsejarnos un poco al respecto y como y donde encontrarlos… Que yo no pienso quedarme soltera para siempre y soy muy aplicada!!!!!
    Son geniales tus columnas, tengo un amigo hombre en Facebook que siempre las publica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s