Home

¡Ay mujeres! Me cuesta un poco cuando me piden definir a las mujeres, roles, anhelos, participación en la sociedad. Me cuesta, porque no quiero caer en la caricatura, en el estereotipo o en el clásico cliché.

Supongo que es más fácil hacer una radiografía desde la experiencia o la contingencia, decir por ejemplo que las veo madres, pero madres nuevas, de esas que no se sienten culpables por querer colgar a sus hijas preadolescentes de las mechas cuando te dicen que quieren salir a la calle con jeans y la parte de arriba del bikini, y quieres de pasadita colgar de los testículos al director del programa juvenil de moda; e insisto, sin culpa alguna.

Las veo amigas, aguantándose la lata de la típica amigota depre, esa que al parecer jamás lo pasa bien, su marido siempre se la está cagando, sus hijos son unos cretinos insensibles y ella nunca hace nada; y tú, siempre estoica, la escuchas, y además te das la lata de aconsejarla, aunque sabes que la pánfila de tu amiga, pese a todo lo que la quieres, nunca te hará caso y volverá con más pellejerías el mes que viene.

También veo mujeres que son buenas hermanas, y cuando digo buenas hermanas no me refiero a que sean solidarias y cariñosas, ese es el desde. Me refiero a esas que, pese a tener unos padres de mierda y familias ampliamente disfuncionales, insisten en juntar la familia, en pasar las navidades reunidos, en organizar asados y paseos veraniegos; sabiendo que nadie más tendría el aguante para convencer a los comensales.

Mujeres trabajadoras, que han sabido ponerle los puntos sobres las íes a esos jefes puntudos que quieren acompañar el “por favor” de una palmada en el traste, y que han sabido mandar a Timbuctú a los colegas que las mandaban a “entretener” al cliente mientras ellos tomaban café. Mujeres jefas, que pese a la enorme tentación que sugiere sentirse la Nefertitis del Nilo, se amarran mentalmente las manos para no agarrarlos a latigazos.

Para qué ahondar en la mujer mina, amante, gata fiera. Esa que pese a haber llegado con los zapatos mojados en invierno y después de verlo rascarse el poto por el pasillo el fin de semana en unos calzoncillos jetones, aún así, decide bajar la luz y ponerse creativa. Esas señores, esas son las imprescindibles.

Porque después de la pasión irrefrenable viene además a trabajar de psicóloga y debe encargarse ella misma de que el macho no se le deprima porque no le está yendo tan bien en la pega, y debe hacerlo sin que él se de cuenta, ¿ve que si sabe, se hará el leso y lo negará hasta la muerte?

Pienso en mujeres y me acuerdo de mi abuela, que no pasaba el metro y medio, se encumbraba en unos tacos aguja de felpa, se ponía lápiz labial y se limpiaba las manos en su delantal justo antes de que llegara mi abuelo, para que la encontrara bonita, pero claro, esos eran otros tiempos.

Las veo chofereando, acarreando cabros chicos gritones del colegio a la casa de los amigos, a las actividades extraescolares, a los cumpleaños en “centros de eventos” que duran 2 horas, por lo tanto ya ni siquiera puedes aprovecharte de ese tiempo libre para hacer “tus cosas”.

Y finalmente tu vida se transforma en un acto de malabarismo constante, donde se te mezclan las piruetas y te ves obligada a sacar nuevos conejos del sombrero todos los días; y como si fuera poco, los fabricantes de electrodomésticos te quieren convencer de que tu puntuación en la escala de las buenas madres depende de lo blanca que estén las calcetas de tus hijos, y que el ránking de buena esposa se mide desde la cantidad de sal que tiene la sopa. Y si no tienes marido a los 30, bueno, es signo de que ya vas encaminada para convertirte en la vieja de los gatos.

No señoras. Eso si que no.

**Columna publicada en www.somosdistintas.com el 10 de mayo de 2012. Esta es la versión sin editar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s