Home

20120901-222758.jpg
¿En qué momento se definió en Chile que las demostraciones de amor de forma pública son una muestra irrestricta de chulería?

Porque eso de andarse besuqueando en público, es de rotos. Se recita en mi país. Probablemente una más de las ocurrencias de los arribistas de siempre, que andan por la vida con eso de que somos los ingleses de Latinoamérica, y claro, heredando con ello no solo la sobriedad inglesa y el té a las cinco en punto, si no también su frialdad y fomedad monárquica y pacata.

Arrumacos y besuqueos cachondos son cosa de liceanos en plazas y parques, pero jamás de gente bien.

“Gente bien”, bien aburrida. Sin ser yo, en lo personal, un ser humano muy de piel, confieso que me encanta ver cómo la gente, en un acto que yo definiría como de suma valentía, muestra de forma pública sus afectos sin pudores ni trancas, porque en un mundo donde el cariño está profundamente supeditado a la esfera de lo privado y lo doméstico, hay quienes se saltan ese protocolo y se atreven a quererse con el mundo de testigo. Yo, eso lo admiro.

Estando en París, me di cuenta que se me aparecían imágenes de amor público mucho mas seguido que en Chile, claro, ésta es la ciudad del amor, el fetiche romántico se huele, y supongo que quienes vienen se sienten “con permiso para amar” y se ven a si mismos un poco dentro una película en tonos sepia que les permite abstraerse de la consciencia y robarse un par de besos mientras la vida pasa por su lado.

Hace tiempo que me he dedicado a fotografiar a estos valientes, y hasta creé el hashtag #amorpublico en Instagram, donde he ido haciendo publicas algunas de las fotografías que capturo en la calle, en el metro, en el supermercado, plazas, parques y reuniones sociales. Y creo que es hora de invitar a todos a postear a otros valientes que hacen del amor y los afectos algo menos escondido y más parte de nuestro quehacer cotidiano.

Anuncios

19 pensamientos en “Lecciones de París: 2: Amor Público

  1. Por eso que Francia es un país loser pos, así como España, Italia y Latinoamérica en general. Anda a países “de verdad”: países nórdicos, Alemania, Japón, Corea del Sur, EE.UU. y verás que la frialdad es sinónimo de evolución de la sociedad.

  2. Muy se acuerdo!! por que es chulo demostrar amor por la persona que uno quiere? quien inventó eso?! Nada mas rico que los besos!!! y si al público le molesta que no mire!!

  3. Las expresiones de amor tienen necesariamente que realizarse en privado…..y esto no tiene nada que ver…que el hacerlo…sea de bien o mal gusto….tiene relacion con la sensibilidad de la pareja…..un besito…un abrazo….una caricia….esta bien mas alla…..la privacidad

  4. En “Siútico” de Oscar Contardo queda clarito eso de lo que es de “rotos”, de “futres” o de “siúticos”… y resulta que el “recato y la austeridad” sería de “gente bien”, y las manifestaciones más amorosas o pasionales, ya sabes… Bue… es sólo un libro!. Yo pienso que nos morimos de plancha y ya!.

  5. Ahora entiendo por qué en el supermercado o en el banco nos miran feo con mi marido, como si estuviéramos “atentando contra la moral y las buenas costumbres” si nos damos unos besos y abrazos… Con razón la alta alcurnia santacruzana nos encuentra “extraños”, ¿será #envidiapura? #oesmuytontoloqueestoydiciendo?, asumo estoica que soy una rota.

    • Ya, pero eso de rota tiene connotaciones tan re negativas en Chile que sí que hay que tener un par de ovarios bien puestos para asumirlo! y, sí, estoy de acuerdo en eso de que será sólo #envidiapura!

  6. Amor al prójimo Mañana salgo de viajes, cosa de rutina. Estoy empezando a resfriarme y me alegra viajar así porque eso significa que no soltaré el virus en mi casa, sino que lo llevaré muy lejos. Eso sí que se llama estar enfermo, pero no del resfriado sino del alma. Gente bien He conocido gente bien, gente honrada y decente, quienes para casarse urdieron todo tipo de chantajes y trampas: provocarse embarazos, inventarse enfemedades, hacerse la víctima perfecta, fingirse maltratados por sus familias, el cuentazo de la virginidad, reclamar derechos por antigüedad, inventarse la competencia, compromisos económicos, amenazar con un viaje definitivo y todo tipo de artilugios. Obviamente no es todo el mundo, hay quienes sí se casan convencidos de que el matrimonio burgués será el sello definitivo de su amor sincero. Cuerpo a cuerpo Casi ni nos vimos a los ojos. Nos unió la clase. Por ratos bajábamos la vista. Me respiraba en el cuello como un búfalo y aunque no fue nuestra intención, quedamos abrazados. Sudábamos. No sabíamos si el latido del corazón era el propio o el del prójimo con el que nos habíamos fusionado. Sentimos el vértigo y por un momento tuvimos la sensación inequívoca de estar al borde de la muerte. Todo terminaría cuando uno de los dos dijera la palabra final: ¡ Parada chof ! Tradición Provengo de una familia ultracatólica, conservadora, reaccionaria, racista, homofóbica y pro yanki. Por dicha resulté ser una total anormal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s