Home

Tenía yo la tierna edad de 14 añitos, cuando decidí venir a Santiago a casa de mis primos a pasar las vacaciones de invierno. Cual sería mi sorpresa al descubrir que entre tanta maravilla capitalina, en la cama de mi prima se asomaba un invento moderno que permitía no tener nunca más que hervir agua y rellenar el guatero de goma noche a noche.

 

Un artilugio que cautivó mi existencia desde el momento primigenio en que me acosté en él por primera vez, como un polvo perfecto de chiquilla adolescente, me enamoré al primer toque y quise que fuera mío y para siempre. Agarré la plata que había ahorrado para las vacaciones y tomé la decisión de gastármela en el aparato y llevármelo a casa. Scaldasonno se convertía así en mi primer objeto de deseo.

 

Una vez que llegué a casa de regreso en la Araucanía indómita y fría, como pasa con todo gran amor, mi madre me dijo: “para qué te gastaste la plata en esa huevada, si el guatero funciona perfecto”. Y como todo gran amante, el italiano no demoró nada en conquistar a la suegra. Al mes mi madre ya tenía uno y al mes siguiente se sumó mi hermana. La weá era adictiva y se traspasaba de generación en generación.

 

Y cómo no serlo, si es el único que se calienta cuando tú quieres, se apaga a tus órdenes, te calienta sin hacer preguntas incómodas y no tienes que llevarle el desayuno a la cama por la mañana. Cómo no amarlo, si cuando se agota después de unos años nadie te juzga por cambiarlo por uno más joven, y lo más importante, es que a diferencia de los hombres, salen modelitos más inteligentes cada año.

 

Mi relación con Scaldasonno es la más larga que he tenido; ya son 19 años ininterrumpidos, a medida que han ido muriendo, han ido siendo reemplazados por el modelo más joven; no lo saco de la cama en invierno ni verano, gasta poco, no contamina y se calienta cuando yo quiero; en menos de 15 minutos me tiene tibia (esa weá no es fácil) y cuando me duermo, a diferencia de los hombres, no me puntea.

 

Ajajaja y por si acaso: este no es un post pagado y nada tengo yo que ver con la marca, pero si ellos quieren, podría yo ser su rostro para la vida ajajajajaj

Anuncios

28 pensamientos en “Se calienta cuando yo quiero. ¿Qué más puedo pedir?

  1. Como no amarlo si es el único que te calienta las patitas sin la ayuda de calcetines… no tienes que aguantar uñas largas… si te da calor lo apagai, si te da frío con un click listo…
    además que tiene niveles de calentura, para aquellas que nos gusta bien caliente y toda la noche o para aquellas que ya tienen el termostato regulado y sólo requieren el primer nivel.
    Scaldassono, no sabes cuánto te adoro, y aunque otros, alemanes, ingleses, chilenos, de diseñador, etc me hagan ojitos, no te cambio italiano rico!

  2. Oye Bernardita no puedes pretender compararnos con un compañero eléctrico… donde quedaron los sentimientos!!!!! Aunque en realidad reconozco que tienes un poquito de razón.. pero solo un poquito jjeje

  3. Amante fiel, no se queja por nada y te aguanta hasta los olores, guajajajajaja! La mansa ODA que se habría mandado Neruda en esos tiempos!

  4. Notable columna! ATAQUE de risa es POCO. Toda(o) aquélla que alguna vez ha tenido un Scaldasonno va a entender a la perfección los sentimientos que puede llegar a invocar. Ruffineli, MEJOR plata gastada EVER. Sin mi Scaldasonno no soy nadie y de hecho, ya lo fui a prender… ahí me está esperando!

  5. k importa si afuera se les congelas hasta las pestañas… y al abrir mi camita esta ahí… esperándome… calentito… COMO NO AMARLO.. si cuando no esta el marido esta el italiano para calentar las frías noches de este maldito invierno…

  6. toda la razòn!!! lo amo….aunque nuestra relaciòn es de sòlo unos 10 años jaja… es mi mejor compañero de las largas noches de trabajo y estudio en la cama!

  7. Notable columna! ATAQUE de risa es POCO. Toda(o) aquella que alguna vez haya gozado la suerte de tener un Scaldasonno sabe perfectamente las sensaciones que puede invocar magno artefacto. Rufinelli, mejor plata gastada EVER. En cuanto a mi, sin mi Scaldasonno no soy nadie. De hecho ya lo prendí y ahí está, esperándome!

  8. Éste es un tema de conversación habitual con un viejo amigo. Él no comprendía mi fascinación y preferencia hacia mi “querido italiano” por sobre el “producto nacional” hasta que le envié este link.
    Captaste todos y cada uno de mis pensamientos respecto a las bondades y beneficios de tener un “pololo eléctrico”. Una de las más importantes es que ninguno de mis italianos me ha hecho llorar y lo único que han hecho, en esta laaaarrrga relación, es brindarme calor.
    Como ya existen los vibradores, el día en que inventen un scaldasonno que rasque la espalda y cante al oído… podremos prescindir de los hombres!!!! xD

  9. hay varias cosas que de puro weona (jurando que era por chora zapato) me he demorado en allegar a mi vida, una de ellas es éste!!!!!!! y la data de primera compra es cercana, no más de 5 años….será una bien vaca. Eso sí, desde que se prendió por vez primera, no se saca más de la cama. invierno y verano, tal cual, a mí que me registren pero en diciembre todavía la capital a veces muestra noches poco gratas, o lo impagable, después del trasnoche siempre hace frio, y siempre puedes dejarlo encendido antes de irte a juerguear, y te espera a punto. Tanto así, que lo pienso hasta el hartazgo antes de pasar la noche en otro lado en invierno. Reconozco que con frecuencia le adiciono incluso un guatero de semillas porque el frior de patas es superlativo y no sucumbe al calor suave del amigo éste…y cómo olvidar, cuando veo a mi tierna sobrina apenas nacida sofreirse en tu cama esperando que volvieras de alguna patiperreada, porque le habías dejado la cosa aquella encendida………

  10. Ufff quien no ha tenido un romance con el italiano ese.. aunque yo tuve conflictos serios por darmela de bigama.. hace unos años me vi enfrentada a una encrucijada.. como meter en la cama al “the real boyfriend” y al italiano? mas aun cuando el real no tenía nada de friolento y yo me acostaba poco menos con bufanda y gorro… Pero como las madres siempre vienen de vuelta (aunq nos las demos de vivas.. siempre hay algo en q cachan mas q nosotras) llego con el manso ni que regalo.. un scaldasono de 2 plazas.. pero con control remoto independiente!!!

    Se solucionó mi vida! aunq debo confesar.. q por meter al italiano a la cama.. me perdí una q otra vez la inmesurable y nunca igualada “cucharita”!!! una cosa por otra no?

  11. Muy bueno el artículo… A diferencia tuya yo hace 4 años que me vine de Stgo. Hacia el sur, no encontré ningún sureño que me quisiera calentar la cama cuando salía con mis amigas pero si encontré esta maravillosa invención, un italiano que me espera con la cama calentita en noches lluviosas. Lo mejor… Como no quererlo.

  12. Para que vean cómo son las cosas, a mí me pasó lo opuesto: con mi ex pareja usábamos el aparato todas las noches frías, al máximo, hasta que en algún momento de la noche yo me despertaba transpirando y lo apagaba. Lo malo era que no había mucha pasión en la relación al final, no había eso de buscar calor en el otro. Ahora (hace 5 años, en realidad), con mi nueva pareja, el Scaldasonno pasó al olvido, porque no hay nada como calentarse con el cuerpo de tu pareja… cuando hay amor y pasión, por supuesto. P.D.: Si a alguien le interesa un italiano de 2 plazas, se lo vendo barato, jaja…

  13. Creo seriamente que deberías entrar en conversaciones con la marca, serías TREMENDO ROSTRO!!
    Ya me estoy imaginando tu frase pal’ bronce ! Jajajajaja

    Grande reineta!!

  14. El tano me ha acompañado en esas frias noches de faena desde Calama hasta Rancagua. Infaltable en el equipaje de toda temporera…

  15. Y es fiel a cagarse weona!!!…. termine una larguísima relación en pleno invierno sureño, busque en los cachureos en casa de mama y ahí estaba, dispuesto a darme su calorcito! Lalalalalala!!!!!

  16. jajajaja, ajmás pensé en leer algo así dedicado al “calienta-camas”… me indentifiqué de inmediato… buenisimo, como todo lo que he leído en este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s