Home

La mítica película musical de Marilyn Monroe en los años 50, no estaba tan errada, Los Caballeros las Prefieren Rubias. Y si no me cree, pregúntele al director de la campaña publicitaria de la Universidad de Concepción, que buscaba estudiantes “caucásicos” para el casting que elegiría rostros para la imagen de esta casa de estudios situada en la región del Bio Bio, cuna de los pehuenches y punto de partida del sur indómito chileno.

Algunos nos enfurecimos; encontramos que era una falta de respeto racista y xenófoba, pero cuando entrevistaron a los capos de las agencias publicitarias en los canales de TV, la cosa no parecía tan descabellada, y ellos respondían cómodamente que los estereotipos de la publicidad no buscaban mostrar al hombre real, si no que al hombre ideal, ese que queremos ser, el tan vapuleado “aspiracional”.

Y entonces no andamos tan perdidos; es cosa de ver la cantidad de rucias a la fuerza, teñidas a punta de blondor que llenan nuestras veredas y se depilan los bigotes y hasta la espalda porque ese pelaje oscuro no es bien visto aquí; ¡y para qué hablar de los hombres! Porque antes eso era, al menos, cosa de minas, pero ahora el hombre-metrosexual-con-olor-a-futbolista-de-liga-europea se hace visos también y se para los pelos con gel y se compra poleras de imitación Dolce & Gabbana en la Feria Pinto.

Y es que claro que no andan perdidos esos publicistas, porque el discurso intercultural y pluricolor es bien lindo en el papel y se ve más lindo aún en el discurso público del Presidente Piñera en la recepción a Obama; pero en el plano de lo íntimo y lo privado, vamos sacando la cuenta de cuántos hermanos mapuches se cambian el apellido por uno español, y a cuánto apellido europeo no le hemos puesto un sufijo “lef” para reírnos un rato… yo por ejemplo, sería algo así como “Bernardita Ruffinelef” y podría entonces llevar la bandera de colores y kultrún sin que nadie me advirtiera que tengo pinta de “socióloga de ONG”, como me dijeron en el último We Tripantu al que fui.

No sólo los caballeros las prefieren rubias: Chile los prefiere rubios, altos, musculosos y con apellidos que se pronuncian distintos de cómo se escriben; Chile no es cuico, es simplemente siútico. Chile no es, pero definitivamente quiere ser. Y es siútico, porque el abolengo de las familias europeas que llegaron a poblar Chile no era lo más granado del choclo del primer mundo, si se vinieron a exiliar al fin del globo para colonizar, fue claramente porque en sus países de origen no tenían nada que perder e incluso muchos de ellos se vinieron para evitar problemas con la justicia… pobretones, ladronzuelos, gente sin ni un brillo que dejaba Europa para conquistar América del Sur en un acto de valentía. Meses de recorrido en barco y la sola fe de encontrar en este territorio perdido e inexplorado, la esperanza de un futuro mejor… por lo tanto, quien tiene la osadía de creerse de alcurnia con su apellido con dobles erres, dobles efes, muchas haches y piel más cercana a la harina de trigo que a la oliva aborigen; ese, ese no tiene idea de lo que habla.

 

**Columna  publicada en los blogs de diario El Austral aquí

Anuncios

11 pensamientos en “Los caballeros las prefieren rubias

  1. Eres aguda escribiendo niñuca, y gastas uñas retractiles, me encanta; respecto al tema estoy seguro de que sabes que ese pelaje “es patrimonio de la humanidad”, hace años todos entendíamos que la publicidad era cosa de feriantes y mentirosos que nos querían liar, pero lo bueno del caso es que ahora empezamos a creérnosla.

    Se trata por lo visto de esconder (o directamente negar) la realidad.

    Lo dicho: patrimonio universal.

  2. jajaja… no deja de ser cierto que lo diferente atrae (por ahi no se si creer en el mito de que los morenos matamos en Europa del este, llena de rubias casi albinas naturales…), asi babeaos por alguna gringa que se nos cruza en el camino.. aún así, mientras haya sentido del humor (y cierta complicidad que da el tener un humor negro y sarcástico en común), valentía y coraje y honradez, y capacidad de gozar en cad momento, da lo mismo el color… saludos Bruffi!

  3. Mmm intenté pensar en algo inteligente y coherente que escribir, pero no lo logré.
    En cuanto a los gustos lo bueno es que hay libre albedrio y que no existe algún tipo de tirania o dictadura con respecto a ellos.
    Y en cuanto a los estereotipos que nos “vende” la publicidad, eso dejara de ser así, al menos en Chile, cuando los publicistas dejen la franquicia casi monopólica de la estupidez y recuerden que ellos no son antropólogos ni sociólogos para aseverar que es lo que nos gusta a los chilenos o que queremos ver en un comercial.

  4. Yo también pensaba como tú, hasta que me enamoré de un rucio… que más encima es vikingo… ¡Vikingo como el de la taxonomía del polvo! Así que nada que hacer, desde él que me doy vuelta a mirar a los rubios en la calle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s