Home

El Vikingo es una especie sólo para valientes. Siempre su balanza marcará más de lo que estás acostumbrada, siempre sobre los 100 Kg. 100 kilos de puro empuje. Pero no es un obeso fofo y deforme, el Vikingo es un hombre grande, corpulento, “maceteado” diría mi mami; jamás una bola de manteca.
¿Cómo reconocerlo? El Vikingo no es sólo grande, sino que también es hombre de pelos… de pelos en la cara, siempre lleva barba o al menos, tiene la pera peluda; y la chasca siempre un poco crecida, de preferencia clarucho caucásico, pero como estamos en Chile, también encontramos sus versiones latinas de pelo oscuro y piel menos rosada. Nunca lo verás con polera piqué: el Vikingo es rudo, escucha la música fuerte y nada de baladas mamonas. Si encuentras uno con trenzas en la barba, estarás frente a una variedad de colección.

¿Cómo te engatusa? Este modelito no es apto para niñitas. El Vikingo encanta con su brutalidad, es miel para las mujeres de paladar un poco masoquista, éste es de los que no dice piropos, no saca a bailar, no se despide cuneteado ni te toca de refilón; al contrario, con cuea te invita un copete y te pone el hocicazo sin pedir ni permiso. Te arrincona contra la pared y procede a discreción. El weón es vivo, porque usted ya sabrá, que lo cromagnon no quita lo caliente, y el Vikingo sabe estudiar a su presa y ataca sólo cuando está seguro que no lo van a rechazar. Porque el gil es bruto, pero bien en el fondo también tiene corazón y no le gustan los desaires.

El nórdico este, es asumido en su brutalidad y está orgulloso de ella, se deja la chasca un poco crecida y lleva poleras con textos o monos de “niño malo”, prefiere la comodidad por sobre la formalidad y nunca la polera dentro del pantalón, porque el cabro es rebelde ¿vió?

¿Cómo tiran? ojo al gol, estos son dos cucharadas y a la papa. Nada de sentimentalismos, ni mucha previa, ni mucho romance, tienen más de 100 kilos de apuro. Después del primer hocicazo, estás perdida. Ojo que son calientes como pocos y aunque estés en público no les va a importar agarrarte una teta. Así que mejor te lo llevas pa la casa rapidito. Te acorrala con las piernas generosas contra la puerta, te agarra el culo con sus manos anchas en el ascensor, te atrinca con la guata contra el auto. Son agotadores, pero una igual se los agradece.

No tienen tiempo para hacer cariño, ni sueñes con un “te quiero” o “qué linda que estás”; debes darte por satisfecha con lo entrecortada de su respiración agitada y la presión de sus manos siempre intrépidas. Y claro, como tiene evidente sobrepeso, la respiración entrecortada no siempre es significado de que esté TAN caliente, porque como el weón es gordo, igual se cansa….

El Vikingo tira como con rabia, como si siempre fuera la última de las batallas, deja los dedos marcados en los muslos y el cogote morado de tanto mordisco y chupones. Si te embalas y te entregas a un “hand job” suyo, ponle ojo a tu entrepierna, mira que el Vikingo es bruto por sobre todas las cosas y tiene nula la motricidad fina, es capaz de hacerte cagar el clítoris de una pasá a reconocer terreno. A este hay que amaestrarlo como león de circo, adiestrarlo para que no te haga mierda el cuerpo de un zarpazo.

Contraindicaciones: no apto para princesitas. El Vikingo es sólo para valientes y probablemente igual de brutas. El weón es tentador y las enamoradizas caen como weonas, y al tercer día ya las tienen esperándolos casi en pelota y con un vodka en la mano. El Vikingo se las tira y después no lo ven más. Usted no sea polla y no se enamore de este espécimen; sáquele el jugo, déjelo seco y cuando ya tenga el cuello acalambrado de mordiscos, lo manda pa su casa y tan amigos como siempre.

P.D: el Vikingo es bruto por sobre todas las cosas, no olvide siempre tener su Hipoglós a mano.

*Este post fue escrito originalmente para www.FAQmen.org y te recomiendo que lo visites para que te encuentres con otras minas dementes que han dedicado su tiempo libre a develar las grandes verdades de la vida.

Anuncios

15 pensamientos en “Taxonomía del Polvo, Capítulo 2: El Vikingo

  1. yo tuve un vikingo… que me daba regalito pa fechas importantes… jajajajaa aún somos tan amigos como siempre

    wn, lo describiste tan bien…. creo le voy a enviar el link pa que lo lea

    abrazos

  2. los vikingos son lo maximo he tenido la suerte de tener 2 en mi vida, y uno que era casi vikingo, son divertidos, y su brutalidad encanta, mientras una no se pase rollos, ni involucre demasiados sentimientos, lo pasa la raja

  3. waaaa, leyendo los comentarios retiro lo dicho en tt…
    excelente descripción, consulta ¿el del beso cuneteado que seria? ¿ vendrá mas adelante?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s