Home

Sentarse a escribir en un restorán de comida rápida no es de lo más intelectual, no es de lo más inspirador para algunos, pero lo es para mi.

 

Sobretodo después de una conversación que tuve con Bruno hace unos diez años y aún recuerdo, mi amigo poeta, aseguraba que en estos días era más meritoria la escritura de poesía en entornos urbanos, enrarecidos por la tensión de conservar la pega y de satisfacer a los hijos; que aquella poesía renacentista de musas inspiradoras, entornos pastoriles, retiros espirituales y cuadros bucólicos.

 

¿Por qué? Porque es más meritorio poder abstraerse de todo el caos desde dentro, que huyendo de él.

 

Y claro que es más meritorio escribir poesía entre ladrido y ladrido del jefe, entre cambio y cambio de pañales, entre el ruido de la micro y la vieja gorda con el ala prendida que te aprieta tratando de comprar en una liquidación de temporada.

 

Si pues, eso es meritorio, mucho más meritorio que vestirse con ropa oscura y llevar la mirada perdida mientras se camina con un libro de Baudelaire bajo el brazo, presumiendo una intelectualidad que se pierde en la inexistencia de una vida externa y común que te haga capaz de abstraerte.

 

Al contrario, ¿cuál es la gracia?

 

Y es que PSEUDO intelectuales hay tantos y tan malos! Estamos llenos de poetas de velorio.

 

Todos hemos escrito o somos capaces de escribir en la playa, mirando una puesta de sol, escuchando las olas romper en las rocas; todos podemos escribir cuando tenemos horas para dedicar paseando por las facultades de humanidades y conversar con tanto personaje pensante y filosofante…

 

¿Pero cuántos pueden hacerlo bajo la presión de la vida cotidiana? Cuántos pueden inspirarse entre el olor a fritanga y el tin tin de las registradoras del McDonald´s mientras ve niños obesos devorando comida plástica y eso no impide que trague vorazmente su hamburguesa?

 

¿Cuántos se vuelven creativos y críticos agudos cuando se ven tarareando el reggaetón de moda sólo por costumbre y no por gusto?

 

Bruno puede, Bruno podía, ¿quién más se atreve?

 

¿Se atreve usted señor a pensar fuera de ese sillón incrustado en su escritorio de Director de Escuela de alguna universidad?, o ¿se atreve usted señora, a escribir fuera de su terraza soleada de columnista de un diario que se dice progresista, mientras espera que su marido vuelva a casa con un sueldo suculento? ¿Se atreve usted, joven prodigio de las redes sociales, a escribir sin el cargo que con tanto orgullo expone junto a los titulares de sus artículos?

 

Humildemente, lo invito.

 

Bernardita Ruffinelli Vargas

 

Sin títulos ni cargos.

 

Anuncios

34 pensamientos en “Bienvenidos a la Filosofía de Cuneta

    • Que distinto tu escribir, me gustó, me llegó por los dias grises que estoy atravezando, donde me molesta que el mundo siga girando, sin esperar que yo me levante otra vez.

      Probablemente pocos nos atrevemos a escribir, cuando estamos bajos, cuando la energia es escasa y el macdonald y la vida le gana al murmullo que estas masticando.

      Javi

  1. Bernardita, una vez más sorprendes con la capacidad de dar una mirada distinta a las cosas.

    Sin embargo, quisiera aportar, sin tener una gota de intelectual. Que quizás acá no es la forma , si no el producto. No todos tiene la capacidad de estructurar una mirada propia a las cosas, sea mirando un atardecer en el la playa, donde lo único que se nos ocurre es pensar en el romanticismo impuesto por miles de escritores que se les ocurrió que eso era para enamorarse o paseando por una ciudad atestada de gente y pensar que a nadie le importa el resto en un afán de progreso y mejor renta.

    Para mi el intelectual mediocre es que sigue esquemas, que no transgrede en sus miradas, que no te permite ver las cosas distinta, que no tiene la convicción de que las cosas se pueden ver desde distintos ángulos y dimensiones.

    Pasa en el arte, pasa en los trabajos….es más fácil seguir esquemas que fabricar nuevos.

    Patricio

  2. Poetas de cuneta, intelectualoides, me cargan y estoy rodeado de ellos.
    Mi formación matemática lógica me ayuda a identificarlos rápidamente y a burlarme de ellos internamente.
    Tu artículo los describe tal como siempre los he visto y me ha servido para confirmar que no estoy tan mal en mis apreciaciones. Gracias por eso.

    José Luis Pérez F.

    • En particular valoro mucho mas al que se las da de intelectual de cuneta, pues a lo menos tiene los huevos de dar una opinión de jugarse de decir lo que piensa, de levantar y argumentar una idea, como lo hace la Bernardita, puedo estar mil veces en desacuerdo con ello pero valoro su capacidad de tirarse a la piscina con algo, muchos gritan lo mal que nadas desde la orilla, cuanto Troll, cuanto opinologo es incapaz de argumentar y defender sus ideas es mucho mas fácil destruir una que construirla…Pero en Chile somos expertos, todos generales después de la guerra… yo sabía que iba a pasar esto…jajajaja y pq no lo dijo antes mijo???…cada vez que sale uno de esos me pongo un mantelito en el cuello y disfruto festinandolo…
      La columnista de LUN vuelve a demostrar sus artes con el teclado…jajajja

  3. Me dejas buscando poesía en mis ecuaciones y teorías, me dejas buscando intelectualidad en mi y claro, no la encuentro. Pero me alegra, habrá ser menos intelectual que aquel que se autodenomina como tal?, en fin. Tú y tus columnas que no me dejan trabajar en paz.

    Carlos

  4. Indiscutiblemente ser poeta de cuneta es lo mío, no sé adornar las cosas, por que la vida es como es y no necesitamos adornarla!

    Como siempre un gusto pasar por acá!

    Saludos Guapa!

  5. qué gusto, qué alegría y qué licidez. Gracias Bernardita por compartir taaaaan públicamente tu pensar.

    Saludame a Bruno, aunque no me conzca…

    Cariños.

  6. El tener graves problemas de escribir compulsivamente (a veces cosas que no tienene sentido o a veces musicales, cuecas y mil cosas más) hace que no pueda elegir el lugar. Caminando en la calle, en la micro( mi lugar preferido), en el metro, en la cuneta.Escribir es una suerte de drenaje a cualquier angustia, a cualquier alegría superlativa.
    Que bien, hay más gente que piensa parece lo mismo.
    Hoy, haremos salud en su honor por acá…gueno?

  7. Más que filosofia o poesía de cuneta, yo creo que es dinámica, del momento…
    El poder captar algo instantáneamente y plasmarlo en una servilleta, en una boleta del supermercado o en tu antebrazo…
    La vida nos saca de adentro el ser expresivos, todos tenemos ese germen dentro y como en todo, hay que atreverse a sacarlo fuera…
    Como siempre le presento mi admiración y mis respetos, su forma tan suavemente transgresora de ver las cosas jamas realmente me dejado indiferente…
    Saludos…
    ^_^

  8. Me alegraría ver a alguien, aunque sea por pose, con un libro de Baudelaire, Walth Whitman o Parra. Conseguir sus obras ya es una odisea y otra casi imposible, comprarlas.
    A lo más veo a alguien con un diario doblado, intentando esconder lo farandulero, doblado justamente en la páginas que ni siquiera ha hojeado, como si no supiéramos que sabe lo último de la Argandoña, de ese señor corpulento llamado de cualquier modo o de aquella niña frágil que se las sabe todas.
    Los poetas? Quiénes son los poetas?
    En Chile hay tres, cuatro… No creo que sean más de seis los que escriben con la pluma de la mano, del cuerpo, del iPod, del dígito, del miedo…
    Los demás, aunque traten de hacerlo, quizás les saldrán versos, pero jamás poemas.
    Entendieron bien???
    Los aciertos poéticos al boleo no sobreviven.
    JAMÁS POEMAS
    Al menos, tú lo tienes claro…

    • tengo uno de Baudelaire en mi librero, varios de Nicanor y he dejado pasar a Whitman, pero creo que ha sido una equivocación. Te invito a leer algo de César Cabello, es un poeta mapuche joven muy prometedor, puedes buscar algunos extractos en internet, y si te interesa, te doy datos de dónde encontrarlo 🙂

    • AM, en Chile hay muchos más poetas de los que tú crees… En gustos habrá como colores, pero de que los hay, los hay. Te invito a recoger los consejos de Bernardita, sobre autores.
      Para que exista mediocridad basta con que haya alguien cómodo.

  9. las servilletas son lo mejor para la inspiración súbita…el problema es cuando andas con una pluma!
    cualquier lugar es ideal cuando podemos sensibilizarnos con situaciones, personas, anécdotas…saludos

    • yo tengo un minicuaderno en mi mochila, que va donde voy; y cuando no anda conmigo, la tecnología me ayuda y lo escribo en mi telefono; pero no dejo que se me escapen las ideas 🙂

  10. Querida, ahora puedo entender a qué te referías, cuando me hablaste de la filosofía y los poetas de cuneta.
    Sigo esperando tus comentarios, es tu turno.

  11. Increiblemente, estoy escribiendo mucho más en mis ratos muertos en el metro, con lo incómodo que es, que en una sala silenciosa. Cuando las historias se pasean y refriegan contra tu nariz, se te meten a la fuerza en los ojos, el cerebro procesa el doble, con un resultado original y rico. Vean @minirelatos si no me creen!

  12. Estimados comentaristas:
    Después de una aclaración solicitada a la autora les pido disculpas por mi pésima comprensión de lectura.
    Mi ácido comentario iba para los “poetas de velorio”, como los llama Bernardita, no para aquellos que escriben desde la cotidianidad, como la autora y muchos de ustedes, por quienes siento respeto y admiración por su capacidad de comunicar situaciones y emociones utilizando el más simple y preciso de los lenguajes.
    Saludos.

    • eso de que me pidieras audiencia virtual para entender el concepto me pareció increíble! es que una escribe con la intención de causar cosas, de motivar, de remecer desde alguna infima parte, y cuando resulta que la gente discute, pregunta, comenta y se explaya; es como sentir que la misión está cumplida y que ya es hora de volver a escribir.

  13. Para escribir en el blog no tengo mayor problema ya que al ser de opinión me agarro de cualquier noticia para armar una columna. Pero si me atasco con algo, no sigo no más. Prefiero no forzar la escritura.
    Saludos

  14. en mi caso cuando me inspiro para hacer musica por lo general es en la micro, en la pega, en un bar, etc etc, tratando siempre de impregnar la musica y las letras la vida cotidiana, aveces los riff de guitarra mas poderosos nacen desde el calor de un vagón del metro, pues para cantar a musas inexistentes esta un tal arjona no? o como dicen los hermanos labra (sonando en mis fonos ahora XD) “claro que yo puedo inventar una cancion que diga na”, pero para que?

    wenisima su publicacion…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s