Home

Ya el abuelo de Angelo Iubini fabricaba “prosciutto” para el consumo familiar hace dos generaciones, tradición muy común entre las familias de la época, donde el cerdo se criaba y mantenía para fabricar esta especie de jamón crudo salado que sirve de aperitivo o antipasto.


Pero no sería hasta su visita a Italia en 1990, que el joven Angelo pensaría en expandir la producción desde lo doméstico a lo público; y se concentró entonces en aprender de sus parientes europeos las claves de su producción al por mayor. “Esto es parte de nuestra identidad de la región de Emilia Romagna, mi familia italiana produce jamones en Montecorone, por eso aquí también conservamos el nombre”.


Para el año 2004, Angelo producía los jamones en el subterráneo de su casa. Hoy cuenta con una moderna fábrica que le permite entregar unos mil quinientos jamones cada año, los que vende su mujer, Mabel Flores Cantergiani, en el Emporio Montecorone, una cápsula del tiempo montada en una de las esquinas más famosas de Pastene y que fuera durante los inicios del pueblo, el almacén más famoso; una especie de museo de antigüedades que se mezcla con conservas caseras, licores de frutas locales y quesos con precios escritos en pizarritas negras con tiza blanca, que acompañan al visitante en su encuentro con el paciente prosciutto, después de casi dos años de preparación, salado, ahumado y maduración.

Anuncios

Un pensamiento en “Prosciutto Montecorone: El jamón crudo italiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s