Home

Que tienen en común Hyde, Sawyer, Seinfield, Larry, Tito, Garfield, Daria y tantos otros ácidos?

Eso, la acidez.

El sarcasmo y la ironía a flor de piel, la idiotez precisa y la pesadez justa. Es que para ser irónico hay que ser inteligente, y para ser sarcástico hay que tener no sólo dos dedos de frente, sino también una cuota de valentía.

El ser un pesado no es fácil, no sólo debes saber como serlo sin parecer tan sólo un bruto, sino también contar con la dosis de cojones que te permitan ir por la vida sabiendo que muchos no te quieren, y que esa ha sido tu voluntad y has tomado acciones deliberadas para lograrlo.

Ser amable y querendón es lo más fácil, le caes bien a todo el mundo, nunca quedas mal con nadie y vas por la vida con una eterna sonrisa cálida que invita al mundo a acercarse a ti; ser acido en cambio, requiere de voluntad, de amor por la honestidad y rectitud con tus emociones; es que no es posible que seas amable con todo el mundo!

Estos idiotas pesados son aquellos que saben reconocer y discriminar entre quienes son dignos de sus afectos, y no se molestan en crear falsas amistades o relaciones plácidas superficiales, al acido no le importa que haya gente que lo desprecia, porque ellos también son capaces de despreciar sin asco; pueden resultar incómodos al comienzo, pero después de un tiempo te das cuenta que no es mas que la pura esencia de la verdad humana; no cuentan con grandes dosis de diplomacia, aman y odian a voluntad, sin presiones sociales ni respuestas políticamente correctas.

De seguro que conoces a alguno, que odias a alguno, o amas a uno de estos acidos; es cierto, pueden pecar de soberbios y prejuiciosos, pero es un defecto que viene con el cargo… si consideras que tienes algún amigo muy cercano con estas características… anda pensando en que es posible que tu también seas un idiota pesado, por lo general sus círculos son cerrados y en muchos casos están conformados por otros idiotas, se identifican muy fácilmente entre ellos y se potencian cuando están en grupo, son insoportables y muchas veces un tanto agresivos en su conducta verbal, en ocasiones se sienten superiores al resto, y aunque suene pedante, muchas de esas veces están en lo correcto!

Basan su argumento acido en la intelectualidad y el conocimiento adquirido, al menos eso hay que respetárselos; son por lo general mas cultos que el promedio de la población (no es que nuestra población sea muy culta, pero se han dado el trabajo de estar por sobre la media), pero así también menos adorables; los quieres o los odias.

No temen al silencio incómodo, ni se amedrentan ante la adversidad, se han criado en la guerrilla intelectual y se instalan en la trinchera de la soberbia con mas frecuencia de la que estamos acostumbrados a soportar; son superficialmente insensibles, pero la verdad es que es la sensibilidad extrema la que les permite distinguir sin mayores preámbulos a esos elegidos que formaran parte del barrio compartido.

Anuncios

9 pensamientos en “El club de los pesados

  1. Definitvamente, para ser pesado, hay que tener estilo y tino. Porque anda mucho wn troll por la vida pensando que ser un hijo de puta insensible y prepotente, significa ser irreverente y aquello es algo muy inn.
    No, el antiguo pesado -de los que somos de la vieja escuela- era el wn que sabía que las opiniones eran gratis, pero pensarlas requiere preparación (como RT denante acerca de una biografía).
    Y finalmente, que hay tiempo para todo. Momentos para reir con el sarcasmo a flor de labio, y otros en que la sensibilidad no da para nada más que una talla suave, sincera, pero simpática.
    Saludos mujer centauro jajajajaja Xd

  2. Ser simpático no es tan fácil como algunos creen, especialmente con esos pedantes y desgraciados ácidos que van por la vida criticando todo.
    Los simpáticos tienen la ventaja de reconocerlos en 20 segundos, y aplican la mejor formula conocida hasta el momento.
    Fin del comentario

  3. Me acordé de algo que leí hace pocó en “París no se acaba nunca” de Vila-Matas, cuenta que cuando Marguerite Durás estreno “India Song” un director de cine, del cual no recuerdo el nombre, se le acercó para elogiarla, le dijo algo asi como que cada vez le gustaban más sus obras, ella entonces le respondió “lamento no poder decir lo mismo”. Vila-Matas lo relata como un muestra como una muestra de honestidad pocas veces vista.

  4. El ser un o una pesada no es sinónimo de olvidar la educación recibida. El fondo es tan importante como la forma y de eso se olvidan muchos. Como dicen los españoles, las reglas del saber estar corren para todos y una persona prepotente no necesariamente tiene un nivel intelectual sobre la media, el weón es un roto prepotente y punto. Sí, soy una weona pesá y soberbia, mi círculo se reduce al mínimo y a veces he sido muy dura con la gente que me rodea, pero siempre trato de hacerles saber que si he dicho algo que no les ha gustado, es porque los amo y quiero lo mejor para ellos. Con el resto, si algo no me gusta, guardo silencio (no necesito hablar porque mis ojos son demasiado expresivos y me delatan) o mezclo las criticas con humor, que son mejor recibidas. Y para terminar, si uno es pesado, también debe aprender a aceptar las pesadeces ajenas, es el costo ¿no?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s