Home

En realidad asombroso, un negocio que mueve miles de millones anuales (sólo en EEUU más de US$ 2600 millones en videos) y resulta que, oficialmente, nadie está interesado en él.

Dejemos aparte si es hipocresía, cartuchismo, doble estándar o vergüenza, en la presente edición de la Acción (más) Mutante, vamos a conversar de Su Majestad la Pornografía, porque es un tema que mucha gente apunta, pero que muy pocos conocen. (¿Será cierto eso?)
No quiero entrar en temas morales, más bien enumerar y, sobre todo, traducir, para aclarar le película de aquellos que no han tenido la suerte de acercarse a este género no menos interesante y polémico.
Los juicios serán ustedes mismos quienes los hagan, porque para mí, la pornografía es tan preocupante para el futuro de la humanidad como la papiroflexia o la globología.
Eso sí, más excitante.
Y que nadie se haga el loco. Los hermanos Lumiere, a los pocos minutos de inventar el cinematógrafo, empezaron a maquinar la filmación de las aventuras amorosas de su vecinita de al lado, a espaldas de la interfecta, que, todo sea dicho, eran más entretenidas que las llegadas de tren o las salidas de misa de doce.
El cine porno nació con el cine.
Y, si me lo permiten, creo que pudo ser antes.
La pornografía está, artísticamente, por explotar. Es un medio de expresión, un género cinematográfico… vehículo del arte. Comenzó como un terreno contracultural y ha terminado como imagen de culto. ¿Por qué no se generan obras intelectualmente interesantes en el mundo porno? Pues por dinero. Por que más iba a ser.
Seamos serios.
La gente que se molesta en arrendar o comprar una película porno para darle gusto a las gládulas (jamás se agradecerá bastante la invención del video, porque ciertas cosas es más bonito compartirlas en la intimidad) quiere el máximo rendimiento hormonal de su dinero, y si tiene setenta minutos de película, quiere setenta minutos de erección.
Eso no significa que los intelectuales más sesudos no hayan flirteado con la pornografía más radical, incluso en sus obras. El problema es rentabilizar la inversión. Porque señores, y sólo tienen que encender la televisión para comprobarlo, la basura es lo más fácil de rentabilizar.
Y esa única razón está cargando la producción porno mundial. Las chicas bonitas son más agradables de ver, y la productora Vivid contrata minas increíbles para echar unas canitas al aire frente a una cámara.
Problema: a pesar de lo que parece, actuar en una película porno es difícil (mucho más para los actores, que no pueden fingir y tienen que mantener la excitación a órdenes del director) y esas preciosas muñecas sólo pueden rodar escenas lésbicas, porque las escenas con hombres son demasiado difíciles. Los números tradicionales no son más vendibles que las prácticas arriesgadas, o sea, uno contra uno, oral, vaginal, anal y a casa; aburrimiento.
En palabras de Grant Morrison, padrino intelectual; “si vas a hacer algo relacionado con el sexo, debería ser, cuando menos, genuinamente perverso”.
Así pues, dense cuenta de que la gran mayoría de producciones hard son genuina basura, y depende de algo tan frágil como encontrarse una buena (que las hay, las hemos visto) para saber que el medio tiene gran potencial. Y el mayor de todos, porque después de todos de estos años, el único tabú tangible es el del sexo.
Y es que, afrontémoslo, nadie puede mirar una entrepierna y quedarse indiferente, ahí tocamos la naturaleza base del ser humano, la crudeza del alma: ahí comienza el arte.
Todo arte tiene su propia terminología, y para interiorizar a nuestro distinguido público acerca del cine porno y su vocabulario, he aquí un pequeño listado sacador de apuros.


Amateur: películas realizadas por no profesionales.
Backdoor:
sexo anal.
Bi and beyond:
incluye travestis, gays, transexuales, lesbianas, bisexuales.

Bizarre: abarca sado-masoquismo, anales y coprofilia.
Blow Job: consiste en la eyaculación masculina en la cara de la pareja.
Boobs: senos descomunales.
Clasificación X: cualquier película que muestre un miembro viril en erección o una penetración explícita es considerada una película X.
Coprofilia: excitación al recibir excrementos de la pareja.
Cunnilingus: sexo oral hacia una mujer.
Felación: sexo oral hacia un hombre.
Felatriz: actriz especializada en el siempre admirable, difícil y nutritivo arte del sexo oral.
Fetichismo: excitación mediante la observación o posesión de objetos inertes pertenecientes a la pareja.
Gang-bang:una sola chica enfrenta a cuatro o más varones, dependiendo del número de orificios que tenga destinados para la escena.
Griego: sexo anal.
Kinky: parafernalia de sado-dominación. Látigos, esposas, cadenas,
Necrofilia: prácticas sexuales con cadáveres.
Orgía: amor en grupo. Muy común en las pornos setenteras.
Sandwich: doble penetración. Nombre muy poco imaginativo.
Spanking: excitación al azotar a la pareja en el trasero: Niña Mala!!!
Tailandés: sexo en una bañera.
Zoofilia: placer por medio de prácticas con animales, humillante incluso para un reptil.

Si este pequeño aporte a la cultura te sirve de algo, el trabajo estará hecho y la misión cumplida, si tuvieras la intención de leer una segunda parte del diccionario o aportar con más palabras, sólo grítanos al e-mail.

Anuncios

6 pensamientos en “HABLEMOS DE CINE PORNO

  1. Tengo la sensación de que, normalmente, tus artículos tienen varios comentarios, y por lo mismo, me extraña que este no. Quizá es tanto o más leído que los otros, pero quizá tus lectores habituales son medio gallinas. En todo caso, el sexo y lo porno no tiene nada malo…ASí que aprovecho mi cultura “porneril” para corregir algunos significados en la parte final del artículo, y agregar otros.

    Blow job: se refiere a sexo oral, normalmente Felación (de la mujer hacia el hombre).
    Boobs: son senos simplemente, no implica gran tamaño.
    La eyaculación masculina en la cara de la mujer recibe el nombre de “Facial”.
    La eyaculación masculina es un CUM SHOT, y la femenina se llama SQUIRT.
    Otros conceptos, más del “medio local” (léase nacional o regional) son, por ejemplo el ya institucionalizado “spiderman”, que es el acto de masturbar a una mujer con el dedo medio (se entiende la analogía?). Ah!, y el ya mencionado “Facial” que se conoce como “Americana”. Y bueno, da para hacer un diccionario!. Saludos, buen artículo 😉

  2. muy buen artículo… debo reconocer que hasta aqui no habia llegado en el blog… sabias que en alguno de esos paises asiaticos haran una porno 3D??!! con esas actrices tailandesas y japonesas que parecen muñecas… porque , por diosh!!!! que son lindas esas mujeres… hay que estar atentos a lo que se “viene” jajajaja

  3. excelente…

    Es como el secreto a voces, algo que la gente trata de ocultar tanto por la moral social, pero que finalmente es tan humano y cotidiano…

    Aceptar estas cosas como propias de lo humano, prácticadas por la población, no sorprenderse, desprenderse de toda moral, creo que hoy solo puede ser representada, sin un ataque inminente, solo por el arte, después los tratarán de locos (pero aceptados socialmente).

    La verdad es que tenían más noción de la realidad… quizá por eso realmente enloquecieron…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s