Home

Mujeres negras de tetas caídas

que caminan

por entre el olor del tabaco negro

que se esparce sin vergüenza

por entre los gomeros asfixiados.


Una taza de café cubano

una mezcla de sol y ron añejo

una mano que tiembla

al sostener un habano.


Cuerpos contorneados

de hombres,

coloreados por el clima

y que bailan al compás

del son

mientras las langostas reposan

y se escucha la percusión

de tambores lejanos.


Ante una perfección cósmica

entre lunas y estrellas

que esperan locas una balsa

que los lleve a conocer

el hedor que expelen

las gentes de otros mundos,

de metal y perfumes:

que sudan de cansancio

y no de sal.


Mujeres de axilas mojadas

y facciones africanas,

que complacen a sus hombres

en una coincidencia estelar,

se eclipsan macho y hembra

y una vez más vuelven a sudar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s